Ley Modelo de la CNUDMI sobre Mediación Comercial Internacional y Acuerdos de Transacción Internacionales Resultantes de la Mediación (2018)

(por la que se modifica la Ley Modelo de la CNUDMI sobre Conciliación Comercial Internacional, de 2002)

La Ley Modelo se concibió para asistir a los Estados en la reforma y modernización de sus leyes sobre el procedimiento de mediación. Establece normas uniformes para el procedimiento de mediación y su objetivo es alentar el recurso a la mediación y dar a esta más previsibilidad y certeza.

La Ley Modelo se aprobó inicialmente en 2002, como “Ley Modelo sobre Conciliación Comercial Internacional” y se refería al procedimiento de conciliación.

La Ley Modelo se modificó en 2018, al agregarse una nueva sección sobre los acuerdos de transacción internacionales y su ejecución. Pasó a llamarse “Ley Modelo sobre Mediación Comercial Internacional y Acuerdos de Transacción Internacionales Resultantes de la Mediación”. En los textos ya aprobados y demás documentos pertinentes, la CNUDMI utilizó el término “conciliación” en el entendimiento de que los términos “conciliación” y “mediación” eran intercambiables. Al modificar la Ley Modelo, la Comisión decidió utilizar en cambio el término “mediación”, procurando adaptarse al uso que se hace de él en la práctica, y en la expectativa de que ese cambio facilitara la promoción de la Ley Modelo y aumentara su relevancia. Este cambio en la terminología no tiene consecuencias de fondo ni conceptuales.

Para evitar la incertidumbre que resultaría de la ausencia de una normativa legal, la Ley Modelo aborda los aspectos procesales de la mediación, como la designación de los mediadores, el inicio y la terminación del procedimiento de mediación, la sustanciación de la mediación, la comunicación entre el mediador y otras partes, la confidencialidad y la admisibilidad de pruebas en otros procedimientos, así como cuestiones posteriores a la mediación, como la del mediador como árbitro y la ejecutabilidad de los acuerdos de transacción.

La Ley Modelo establece normas uniformes sobre la ejecución de los acuerdos de transacción, y también contiene disposiciones sobre el derecho de una parte a invocar un acuerdo de transacción en un procedimiento. Contiene una lista exhaustiva de los motivos para denegar el otorgamiento de medidas que puede aducir una parte en un procedimiento entablado conforme a la Ley Modelo.

La Ley Modelo puede servir de base para promulgar leyes sobre la mediación, e incluso, cuando fuere necesario, para aplicar la Convención de las Naciones Unidas sobre los Acuerdos de Transacción Internacionales Resultantes de la Mediación (llamada también “Convención de Singapur sobre la Mediación”).